sábado, 14 de abril de 2018

Sofía Dorotea de Celle y de Brunswick-Luneburgo,



Sofía Dorotea - Henri Gascar - Residenzmuseum im Celler Schloss



El Ducado de Brunswick-Luneburgo surgió a finales del siglo XII, en la Baja Sajonia. Debido a la costumbre feudal de entregar a cada uno de los distintos hijos una parte del territorio, el ducado sería dividido en muchas ocasiones y uno de estos territorios desgajados fue el Principado de Calemberg que pasó a ser Ducado de Hannover y elevado a Reino después de que las potencias europeas decidieran otorgarle esa categoría en el Congreso de Viena de 1814. El Reino de Hannover contenía, entre otros, el Ducado de Brunswick-Luneburgo y el de Celle. 

Sofía Dorotea nació mucho antes de que esto sucediera, concretamente el 15 de septiembre de 1666. En ese año, en Inglaterra reinaba Carlos II Estuardo y poco podía imaginar nadie en aquel momento que el hijo de Sofía acabaría siendo Rey de Inglaterra. 

Sofía era hija del amor y era considerada ilegítima por su familia paterna. Su madre, una dama francesa llamada Eleanor, era de buena familia pero no poseía titulo y su padre era el Duque Jorge Guillermo de Brunswick-Luneburgo, al que no le estaba permitido un matrimonio morganático. 

Siguiendo la costumbre, el Ducado había sido repartido por el padre de Jorge Guillermo entre sus hijos y a Jorge le correspondió Luneburgo. El menor de sus hermanos, Ernesto Augusto, era codicioso y Jorge era un hombre enamorado de una plebeya y sin ningún deseo de contraer matrimonio con la esposa que se le había asignado: Sophia del Rin, Princesa del Palatinado - un territorio que hoy constituye uno de los 16 estados federados o Land de Alemania - que además era nieta de Jacobo I de Inglaterra y por lo tanto estaba incluida en la linea de sucesión de Gran Bretaña. Sophia era considerada un gran partido.

Jorge Luis - G. Kneller


Reunidos los hermanos llegaron a un acuerdo: Ernesto Augusto se casaba con Sophia del Rin y Jorge Guillermo le entregaba Luneburgo y prometía además no casarse nunca y no tener descendencia. A cambio se le concedía el pequeño Ducado de Celle y se le dejaba vivir en paz con su querida Eleanor. Lógicamente, Celle volvería a manos de Ernesto cuando Jorge Guillermo falleciera.

Por amor se pueden hacer promesas pero también se pueden romper y Jorge Guillermo acabó casándose con su amada Eleanor y concibiendo un año después a la única hija de ambos, Sofía Dorotea, que era considerada ilegítima precisamente por ser morganático el matrimonio de sus padres. 

Unos años más tarde moriría, sin descendientes varones, un hermano de Ernesto y de Jorge y este último reclamaría el territorio por la herencia que al ser el de mayor edad, le correspondía. Con el deseo por parte de Ernesto de aunar todo el Ducado y las ganas de obtener la gran fortuna con la que Jorge Guillermo dotaba a su hija si la familia la legitimaba, ambos hermanos, reunidos de nuevo, decidieron que Jorge Luis, hijo de Ernesto y Sofía Dorotea, hija de Jorge Guillermo se casaran. De ese modo los hijos habidos en ese matrimonio heredarían la totalidad de un gran Ducado que además, y a partir de entonces, no podría volver a dividirse y pasaría íntegramente a la linea de primogenitura.

Sofía tenía 16 años y su prometido 22 y ni ellos ni sus respectivas madres estaban de acuerdo con el enlace. La madre de él porque seguía considerando a Sofía una bastarda y la madre de ella porque deseaba que su hija se casara por amor y no por intereses políticos. Así las cosas, la boda, que a pesar de las suplicas, lloros y desmayos de Sofia se celebró, no pudo ser más lúgubre. Como es lógico pensar, el matrimonio fue infeliz desde el primer momento. Sofía no podía soportar que su marido la tocase, "me asquea ese hocico de cerdo" solía decirle a su madre y Jorge Luis, tal vez influenciado por la suya, la seguía considerando una bastarda sin suficiente categoría para él. No obstante, y venciendo el asco de ella y el desprecio de él, la pareja tuvo dos hijos : Jorge Augusto - que llegaría a aunar todo el territorio y a convertirse en el Rey Jorge II de la Gran Bretaña - y Sophia Dorotea.


Sofía Dorotea con sus hijos - Jacques Vaillant - Museo Bomann


Para cuando nacieron sus hijos Jorge Luis ya tenía una amante, la condesa Melusine von Schulenburg, que se convirtió en su favorita y cuya relación era notoria y patente importándole muy poco lo que su esposa pudiera pensar. Sofía más que sufrir encontró en ello una liberación de los deberes conyugales. 

Cuando parecía que la tranquilidad iba a ser su compañera a Sofia le llegó el amor. Philipp von Königsmark era un conde sueco, militar de profesión que llegó a Hannover con la aureola que le confería haber luchado en importantes batallas. Era atractivo y Sofía se enamoró de él al instante. El amor fue reciproco. 

Empezaron entonces los grandes errores de Sofía y de Philipp. Tuvieron poco cuidado y a pesar de que en público guardaban las distancias los ojos de ambos los delataban al mirarse. También se escribían fogosas cartas sin pensar en que podían caer en manos enemigas. Ambos se convirtieron en la comidilla de medio Hannover. Sus habitantes, que habían admitido, con una sonrisa entre pícara y comprensiva, la relación extramatrimonial de Jorge Luis, criticaban abiertamente a Sofía. 

Eleanor se daba cuenta del peligro y suplicó a su hija que dejase la relación por su bien y el de sus hijos pero Sofía no estaba dispuesta y de hecho ambos amantes habían planeado huir de Hannover para poder vivir su amor en libertad ya que las cosas se estaban poniendo muy difíciles y eran vigilados constantemente.

Philipp von Königsmark 




En la mañana del 2 de julio de 1694, el conde sueco abandonaba los aposentos de Sofía en el palacio de Leine. Se habían jurado amor eterno y habían planeado cómo escapar pero esa sería la última vez que se verían porque Philipp von Königsmark desapareció esa madrugada. Nadie le volvió a ver, nadie volvió a saber nada de él, era como si se hubiera volatilizado en el aire. 

Se empezó diciendo que el conde había sido abordado por un grupo de encapuchados que le apuñaló hasta matarle y que su cadáver había sido arrojado al río Leine. Se señaló como instigador del asesinato al marido y al suegro de Sofía. Lo cierto es que su cuerpo nunca se encontró y nada pudo probarse.

Unos días después de la desaparición, Sofía fue puesta en arresto domiciliario por su esposo al ser considerada adúltera. Posteriormente, y con el consentimiento del  padre de Sofía, que consideraba que su hija había desacreditado a la familia y debía ser castigada duramente por ello, se pronunció la disolución del matrimonio. No se la acusó de adulterio sino de haber abandonado a su esposo, de éste modo el castigo podía ser más riguroso. Entre las cláusulas del documento de disolución se incluía el encierro de Sofía durante toda su vida en el castillo de Ahlden. También se le impedía volver a ver a sus hijos y a sus padres. Sofía tenía 29 años cuando sucedieron los hechos.

Su reclusión duró treinta años durante los cuales estuvo sola, acompañada tan solo por el personal de  servicio que se le había asignado. No se permitió que la visitara ningún ser querido, ni tan siquiera a su madre le fue permitido verla. Mientras tanto, su otrora marido fue coronado Rey de la Gran Bretaña, a su hijo se le nombró Príncipe de Gales y su hija casó con el heredero al trono de Prusia. Las cartas de ésta última desde aquel país fueron su único consuelo.



Castillo de Ahlden


Sofía Dorotea murió el 23 de noviembre de 1726 víctima de un cáncer de garganta. No se hicieron funerales y ningún miembro de su familia acudió para darle sepultura.

El palacio de Liene, donde vivió Sofía hasta su reclusión, alberga hoy el parlamento Regional de la Baja Sajonia. Durante el verano de 2016 se estaban realizando unas obras de restauración y los trabajadores que las llevaban a cabo encontraron un esqueleto al desescombrar. 

Entonces se recordó lo acaecido más de 300 años antes y se dispararon las alarmas. ¿ Pertenecían esos huesos al conde Philipp? ¿ fue asesinado y emparedado su cuerpo para que no existiera ningún rastro del delito?. El profesor del Instituto de Medicina Legal que fue consultado por la policía aseguró que los huesos tenían más de 50 años y por tanto cualquier delito estaba ya prescrito.

Los huesos fueron llevados al Instituto de Antropología Histórica de la Universidad Georg-Albrecht en Göttingen y según la revista National Geographic el 14 de noviembre de 2016 los investigadores dieron el caso por cerrado asegurando que los huesos pertenecían al menos a cinco personas diferentes y ninguna de ellas era el conde Philipp von Königsmark.

El misterio continua, seguimos sin saber qué pasó aquella madrugada de 1694.

lunes, 26 de marzo de 2018

Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI




Bárbara de Braganza. Jean Ranc. Museo del Prado



En 1724, Fernando, hijo del Rey Felipe V de España, es nombrado Príncipe de Asturias y aunque el jovencito apenas contaba 11 años de edad se decide que es el momento de ir buscándole esposa. 
La tarea era difícil y en la política matrimonial había que tener en cuenta muchas cosas. Por supuesto era impensable que los candidatos a contraer matrimonio tuvieran alguna opinión. 

Según nos cuenta Gonzalez-Doria, en aquellos momentos existían más de cien princesas casaderas en Europa. Por orden del rey Felipe V se redactó un memorándum con todas ellas y como si de un concurso de misses se tratara se inició la selección desechando a las que por edad no interesaban y a las que no convenían a los intereses políticos del Reino español. 

Dª Bárbara de Braganza, hija de D. Juan V de Portugal y de la Archiduquesa Mariana de Austria estaba en los primeros puestos de la clasificación. Había nacido en 1711, tenía por tanto dos años más que D. Fernando y además interesaba tanto a España como a Portugal incrementar los lazos de amistad. 

La madrastra de Fernando, Dª Isabel de Farnesio, que no daba puntada sin hilo, y que deseaba ver a sus hijos coronados, consideró y así se lo hizo saber a su esposo, que lo que interesaba a España era un doble enlace. Dª Bárbara casaba con Fernando y la hija de Isabel y Felipe V, María Ana casaba con el Príncipe heredero de Portugal. De este modo aseguraba ya una corona para una de sus hijas. 


Isabel de Farnesio. Jean Ranc. Museo del Prado


Se iniciaron las conversaciones y mientras se esperaba a que los principitos crecieran se solicitaba a Portugal el retrato de Dª Bárbara, solicitud que siempre recibía alguna excusa como respuesta. Finalmente el marqués de los Balbases escribía desde Lisboa a Felipe V : "La cara de la Señora Infanta ha quedado muy maltratada después de unas viruelas, y tanto que afírmase haber dicho su padre que sólo sentía hubiese de salir del Reino cosa tan fea…"

Finalmente el retrato de la Princesa se envía a Madrid pero, el propio Balbases advierte: "no está nada semejante porque además de encubrir las señales de la viruela se han favorecido considerablemente los ojos, la nariz y la boca, facciones harto defectuosas".

Pero como estas cosas no importaban, llegado el momento, se realiza el intercambio de princesas y se lleva a cabo, sobre el fronterizo río Caya,  en enero de 1729. Unos días después se celebra la misa de velaciones en Badajoz. Un diplomático inglés, el embajador Keene, escribió una crónica del encuentro de los nuevos esposos : "Pude observar que la Infanta, aunque estaba cubierta de perlas y diamantes, desagradó al Príncipe que, pese a sus prevenciones, la miraba como no dando crédito a lo que veía. Claro está, que si bien la desposada es un verdadero adefesio, este defecto se halla compensado por su conocimiento de seis lenguas" 

Realmente Dª Bárbara era enormemente culta y virtuosa. Además de las muchas lenguas que hablaba, sabía historia, música, amaba el arte y tenía muchas inquietudes a nivel intelectual. Nadie se imaginaba en aquellos momentos que el matrimonio de los contrayentes iba a ser enormemente feliz.

Fernando era un hombre melancólico y falto de cariño. No había conocido a su madre y su madrastra, Isabel de Farnesio, tan sólo le había demostrado indiferencia y ocasionalmente una cierta hostilidad, por tanto no había recibido el cariño de ninguna mujer. 

Fernando VI. Michael van Loo. Museo del Prado

Dª Bárbara era una mujer con una gran capacidad amorosa y enormemente comprensiva y todo ese amor lo vuelca sobre su esposo. Entre ambos nace la complicidad, la amistad y el amor convirtiéndose en una de las parejas más unida y compenetrada de la realeza. 

Tan sólo una sombra enturbiaba su idílica relación. Los hijos no venían y según los doctores Higgins y Le Mack la esterilidad era atribuible al Príncipe de quien decía éste último que "tenía muchos resplandores pero sin llamas para la generación" lo cual no significaba que no pudiera satisfacer a su esposa. 

La pareja vivía - por expreso deseo de Isabel de Farnesio - apartada de la corte en el Palacio del Buen Retiro. Allí, sin intrigantes palaciegos a su alrededor, Dª Bárbara se dedica a bordar, a componer música de la mano del compositor Scarlatti,  que había sido su maestro y se había trasladado con ella a España, a imprimir libros, a pasear por el campo junto a su esposo, a cuidarle y a mimarle. Por las noches siempre se organizaba alguna representación teatral a las que era muy aficionado D. Fernando, algún concierto o alguna opera, siendo un asiduo de estas representaciones el cantante Farinelli. Poco a poco alrededor de los Príncipes empezarían a acudir admiradores atraídos por la bondad de ambos.

Felipe V fallece en 1746 y Fernando es coronado Rey de España. La nueva Reina, Dª Bárbara, tiene 35 años en es momento y, según escribe el embajador de Francia, sus súbditos sienten por ella auténtica adoración por su dulzura y prudencia. 

Isabel de Farnesio, ya viuda, no se conformaba con un papel segundón y continuaba intrigando e intentando mover los hilos de la política de España. Por ésta razón los Reyes decidirían apartarla y desterrarla a La Granja, mostrándose inflexibles ante las muchas pretensiones de la viuda. 

Convento de las Salesas Reales

Dª Bárbara era consciente de que el hecho de no haber dado hijos a la Corona la apartaba de ser enterrada junto a su esposo en El Escorial y de acuerdo con D. Fernando funda un Monasterio, el de las religiosas Salesas, orden inexistente en España y para cuya fundación hizo venir a cuatro monjas italianas. La intención era que la iglesia del Monasterio sirviese a ambos de sepulcro y poder estar juntos durante toda la eternidad. Fue un cuantiosos gasto que salió de las arcas privadas de la Reina pero los madrileños, siempre tan ocurrentes, le dedicaron este versito. 

Bárbaro edificio, 
bárbara renta, 
bárbaro gasto, 
Bárbara Reina. 

La Reina era una mujer obesa y había presentado desde joven síntomas de diabetes que lógicamente se agravaron con el paso de los años y el aumento de su peso. Se movía con dificultad y además era asmática. 

En 1757 la reina enferma de una patología de difícil diagnostico en aquella época. El padre Flórez escribiría "La fue Dios purificando con una enfermedad tan molesta, tan prolija y tan poco limpia…”"Y el conde de Fernán- Núñez diría que Dª Bárbara a pesar de ser muy pulcra murió en "un estado de inmundicia". 

Bárbara de Braganza. Michael van Loo


La soberana estaba siendo asistida por los doctores Virgili, Suñol, Casal y Piquer. El Rey viendo, que a pesar de los cuidados que éstos le dispensaban la gravedad de su amada esposa aumentaba, impuso a los médicos una consulta con D. Vicente Pérez, "el médico del agua" que propuso curar a la Reina mediante su método de " humectación" consistente en purgas, sangrías, lavativas y agua fría. Estas terapias tan sólo agravaron el cuadro. 

Dª Bárbara sufría una carcinomatosis uterina que le provocaba dolores abdominales y grandes metrorragias . Probablemente también existieron metástasis pulmonares puesto que hay referencias a la continua tos de la Reina. 

En el verano de 1758 aparece un cuadro febril que indicaba infección y que precipitaría el final. La Reina falleció el 27 de agosto de 1758 en el Palacio Real de Aranjuez. Tenía 47 años. Sus médicos certificaron que :" Su Majestad tenía unos tumores escabrosos precedidos de supresión menstrual, que producen calenturas y que habían entrado en horripilaciónes…" 

Se le daría sepultura en en la Iglesia de la Salesas Reales donde un año después su esposo se reuniría con ella.


lunes, 12 de marzo de 2018

Carlos II de Inglaterra








Era el 29 de mayo de 1660. Carlos II Estuardo regresaba a Londres entre vítores y grandes aclamaciones para ceñir la corona que le había sido arrebatada a su padre varios años antes. 

Montado en un caballo y rodeado de su séquito el nuevo Rey se dirigió al Parlamento y en la Cámara de los Comunes pronunció un breve discurso : "Estoy tan fatigado que apenas puedo hablar, pero quiero informaros de una cosa: que aceptaré con gusto todo cuanto pueda servir para el bienestar de mi pueblo".  

Carlos había nacido treinta años antes, el 29 de mayo de 1630, en el Palacio de St James. Como hijo primogénito del rey Carlos I se le concedió desde ese mismo día los títulos de duque de Cornualles y de Rothesay y poco después el de Príncipe de Gales. 

Lo primero que se enseñaba a un niño de noble cuna y más si era de real cuna era a montar a caballo y a empuñar una espada y Carlos no sería una excepción. Corrían los años cuarenta, el Principe de Gales apenas contaba 10 años y ya tuvo que acompañar a su padre - como parte de su educación - en algunas de las batallas que éste libraba contra el Parlamento. Finalmente y, temiendo por su vida, Carlos I envió a su hijo a Francia junto a su madre Enriqueta - hija de Enrique IV de Francia - y el resto de sus hijos. 

Carlos deseaba ayudar a su progenitor y en 1648 se trasladó a La Haya junto a su hermana María y el marido de ésta, el príncipe de Orange, con la idea de prestar desde allí apoyo a su padre durante la Segunda Guerra Civil que acababa de iniciarse y en la que Carlos I combatía, con la ayuda de los fieles escoceses, contra los parlamentarios capitaneados por Cromwell. 


Oliver Cromwell - S. Cooper

El vencedor fue Cromwell y el final del enfrentamiento bélico trajo consigo el enjuiciamiento del Rey y su condena a muerte. Carlos I fue decapitado el 30 de enero de 1649.

Mientras en Inglaterra se proclamaba la República y se iniciaba un puritanismo riguroso, Escocia permanecía fiel a la causa realista y proclamaba  a Carlos II como  Rey, con la promesa por parte de éste de no modificar la Iglesia escocesa. 

Dos años después de la muerte de su padre era coronado Rey en Escocia, tras lo cual inició una ofensiva contra Cromwell. Fracasó y como consecuencia tendría que huir y continuar en el exilio, pobre y sin ayudas. 

En 1658, Cromwell, el Lord Protector, moría y aunque había designado sucesor a su hijo, éste no tenía ni la habilidad política de su padre ni las ganas de tenerla y fue obligado a dimitir pocos meses después acabando de éste modo el periodo del Protectorado. El gobernador militar de Escocia, George Monck, viendo la inestabilidad existente en el país, marchó junto a su ejército hacia Londres donde, con un amplio apoyo popular, disolvió el Parlamento y convocó elecciones generales. 

El resultado fue una Cámara de los Comunes con una amplia mayoría realista que reunida en asamblea decretó que Carlos II era el legítimo Rey de Inglaterra. 

Carlos entró en olor de multitud en Londres y se ganó a su pueblo porque su simpatía era arrolladora. Para no desmerecer la fama de mujeriego y conquistador que le precedía, esa misma noche la pasó en el palacio de Whitehall con su última amante, lady Castlemaine. 


Carlos II bailando en la corte - S. Janssen

El nuevo Rey deseaba congraciarse con las gentes y declaró una amnistía para los seguidores de Cromwell pero no perdonó a los jueces y a quienes participaron en la ejecución de su padre. Todos ellos fueron llevados al patíbulo, Cromwell fue desenterrado y sometido su cadáver a un simulacro de ejecución. 

A partir de ahí todo fue alegría y una prolongada fiesta. Los ingleses después de veinte años de puritanismo, sin otra distracción que los monótonos himnos religiosos estaban necesitados de un respiro. Se abrieron casas de comidas, teatros, juegos públicos, bailes. Los londinenses adoraban a su Merry King

Carlos consideró la necesidad de dar alguna muestra de agradecimiento a quienes le habían ayudado a recuperar el trono y concedió a algunos de ellos propiedades en Norteamérica en unos territorios a los que se denominó Carolina en honor a su padre. 

Contaba ya 32 años y debía casarse para asegurar herederos a la Corona. Eligió a Catalina de Portugal celebrándose  en 1662 dos bodas: una pública, la anglicana y otra privada y en secreto, la católica. Ella aportaba una gran dote en la que destacaban Tánger y Bombay y eso la hacía muy atractiva a los ojos del Monarca. 

Catalina de Portugal

El rey inglés estaba siempre necesitado de dinero, lo que le otorgaba el Parlamento no cubría las refinadas necesidades a las que se había habituado en Francia y por ello aceptaría la proposición que le había hecho Luis XIV para que le vendiera Dunkerque por una crecida suma. La venta de un punto tan estratégico para Inglaterra no gustó a la mayoría de sus consejeros. 

A los cinco años de iniciado su reinado da comienzo la Segunda Guerra Holandesa. El conflicto se desató como consecuencia de la conquista de Nueva Amsterdam, en Norteamérica (la actual Nueva York), por parte de los ingleses. El ataque por sorpresa de los holandeses a la flota naval inglesa que se encontraba anclada en el Támesis puso fin a la contienda y obligó a Carlos a firmar el Tratado de Breda. 

No fue ésta la única situación difícil. En 1665 se desató una epidemia de peste bubónica en Londres que causó más de 100.000 muertos. La nobleza y el rey se refugiaron en la campiña. Unos meses más tarde un devastador incendio arrasó Londres, la ciudad medieval quedo destruida, se perdieron mas de 13.000 casas y 87 iglesias. La primitiva Catedral de San Pablo quedo destruida.

Gran incendio de Londres

Después vendrían otras guerras y otras estrategias. Se sucederían los consejeros y también las amantes de cualquier condición puesto que cualquier mujer ya fuera noble, actriz o vendedora de frutas por la calle podía convertirse en su concubina si era lo bastante bella. También se sucederían los hijos bastardos de los que llegó a reconocer catorce. Era generoso, todas las madres de sus hijos eran distinguidas con títulos nobiliarios y alcanzaban un gran estatus social. 

No obstante el Rey no conseguía un hijo legítimo, todos los que engendraba en su esposa acababan en aborto. Catalina sufría en silencio la adicción al sexo de su esposo porque en su fuero interno sabía que él le tenía un profundo cariño. Carlos nunca aceptó el divorcio a pesar de la insistencia de sus consejeros que no querían que el heredero de la Corona fuera Jacobo, el católico hermano del Monarca. 

En 1678, Carlos había firmado un tratado secreto con Luis XIV en el que el Rey francés se comprometía a pagarle varios millones  anuales a cambio de que sirviera a los intereses de Francia y a que se comprometiera a abrazar la religión católica en un futuro. 

Ese mismo año los aires políticos vaticinaban tormenta. Tito Oates, un aventurero pretendiente a clérigo, denunció ante el Parlamento que existía una conspiración para asesinar al Rey y sustituirlo por Jacobo. Como consecuencia de estas denuncias se produjo una gran conmoción y los anglicanos empezaron a lanzar acusaciones a los católicos. Para evitar conflictos, Carlos II disolvió el Parlamento. Poco antes de la disolución, la Cámara había aprobado una ley de capital importancia ya que constituye uno de los pilares más sólidos de la libertad individual: el Habeas Corpus

Dos años después parecía que el país caminaba de nuevo hacia una guerra civil, debido a las luchas entre los partidarios de La Ley de Exclusión, que impedía que Jacobo fuese el sucesor en el trono, y los no partidarios. Antes de que la ley fuese aprobada Carlos II dando un golpe de mano certero disolvió de nuevo el Parlamento. El pueblo lo apoyó masivamente demostrando una gran lealtad a su Rey. Desde ese momento Carlos II gobernó como un monarca absoluto.


Carlos II - John Wright

El Rey vivió unos años de tranquilidad hasta que el 2 de febrero de 1685 sufrió un cuadro repentino de nauseas y vómitos acompañados de dolor de cabeza. Se le aplicaron las consabidas sangrías y las terapias habituales pero nada se pudo hacer y falleció cuatro días más tarde como consecuencia de lo que parece haber sido un síndrome urémico. Dándose cuenta de que se moría solicitó que un sacerdote católico le diera la extremaunción. 

Carlos II fue un conquistador, un amable seductor, un perfecto caballero a la usanza inglesa hasta tal punto que, en el momento de morir, pidió perdón a todos los que pudiera haber ofendido. Sin embargo y a pesar de la simpatía que, traspasando los siglos, despierta su figura, no hay que olvidar que el Merry King traicionó alegremente a su país, a la iglesia anglicana y a la católica, a su esposa y a todas y cada una de sus amantes. 

Está enterrado en la abadía de Westminster.

sábado, 24 de febrero de 2018

Gustavo V de Suecia








Gustavo nació en 1858, en el palacio Drottningholm. En el momento de su nacimiento reinaba en Suecia su tío, Carlos XV, que no tenía hijos varones, aunque cabía esperar que todavía pudiera tenerlos. Por tanto la educación que recibió en sus primeros años fue la misma que se le dio al resto de sus hermanos.

Cuando tenía once años la familia se trasladó a Estocolmo y se establecieron en pleno centro de la ciudad, en el Palacio del Príncipe Heredero, ya que los hijos varones del Rey seguían sin llegar. Allí y junto a sus hermanos acudiría a una escuela para continuar su educación. Le gustaba mucho el deporte y a pesar de haber nacido debilucho y frágil su fuerza de voluntad y su constancia en el ejercicio físico le convertirían en un hombre fuerte, atlético, de gran estatura y muy elegante.

Su tío murió en 1872 y su padre, debido a la Ley Sálica imperante, se convertiría en el rey Oskar II y como consecuencia Gustavo pasaría a ser el nuevo Príncipe heredero. Esto trajo consigo el traslado al Palacio Real y el dejar de asistir a una escuela pública para recibir educación de un modo privado. 

Su formación fue buena, cursó estudios de derecho y política en la Universidad de Upsala y también se formó militarmente. Llegado el momento emprendió un viaje por Europa. Conocer a las Monarquías vecinas y a sus pueblos era una asignatura que ningún príncipe europeo de la época dejaba de cursar.

En este viaje conoció a Victoria de Baden que habría de convertirse en su esposa por un acuerdo entre las familias de ambos. Tanto Victoria como Gustavo se plegaron a lo que, sin duda, era un matrimonio de conveniencia y la boda se celebró en 1881. Lógicamente el matrimonio no fue en absoluto feliz. 

Victoria de Baden


Gustavo mantenía una vida diplomática y social muy intensa y en los primeros años su esposa solía acompañarlo. En 1897 inauguró la exposición de de las Artes de Estocolmo, hecho que tuvo una gran repercusión. Su interés por el deporte y por su fomento le llevaría a presidir lo que sería la asociación precursora de La Real Federación Deportiva Sueca. Introdujo también la practica del tenis entre los suecos, deporte que le encantaba y que el mismo practicaba. 

En el invierno del año 1907 moría el rey Oskar II y Gustavo pasaba a ocupar el trono. No quiso ninguna ceremonia de coronación pero intervino en la política de su país enfrentándose al primer ministro Karl Staff, un pacifista liberal que se negaba a aumentar el armamento de Suecia. El asunto concluyó con la dimisión de Staff como protesta a la injerencia del Rey en los asuntos políticos.

La reina Victoria, prusiana hasta la médula, no gozaba de las simpatías de los suecos por su germanofilia. Gustavo y ella mostraban abiertamente sus simpatías por Alemania y se creía que la Reina ejercía una fuerte influencia en su marido. No obstante, cuando estalla la Primera Guerra Mundial es el propio Gustavo el que propicia una reunión en Malmö de los Reinos nórdicos a fin de establecer una política de solidaridad y declarase neutrales en el conflicto bélico. 

Al terminar la guerra, la pandemia de la mal llamada gripe española que asoló Europa y que causó una enorme mortalidad, se llevó la vida de Erik, uno de los tres hijos del Rey. 

El final de la Gran Guerra no solo trajo consigo la gripe, también se produjeron muchos cambios sociales y políticos en todo el continente europeo y Suecia no fue ajena a estos cambios. Durante los años 20 los suecos rompieron las viejas formas y dieron paso a lo nuevo: la industrialización y un gran partido de izquierdas. El poder real se vio limitado por el Parlamento. 



La reina Victoria, que solía permanecer grandes temporadas en el extranjero, apenas pisó suelo sueco desde la muerte de su hijo. Su salud - sufría una enfermedad pulmonar - la obligaba a permanecer en climas más cálidos, aunque también es cierto que su matrimonio estaba roto y no era más que puro teatro de cara a la opinión pública. 

A finales de los años treinta ya se fraguaba en Europa la Segunda Guerra Mundial. Los países nórdicos volvieron a declararse neutrales en el caso de que el conflicto bélico se desatara. Cuando llegó la guerra, tan solo Suecia se libraría de ser invadida aunque, para ello, tuvo que hacer algunas concesiones a Alemania. 

No estuvo ajeno Gustavo V a todas estas situaciones y según el Primer Ministro Hansson, el Rey lo presionó para que aceptara el paso de las tropas alemanas en su camino hacia Finlandia y Noruega. Sea cierto o no, lo que si sabemos es que Hansson dio permiso a Hitler para transportar en trenes suecos a las tropas alemanas que, tras la invasión, pretendían ocupar los territorios de Noruega y Finlandia. Suecia también seguiría proporcionando a Alemania los minerales que ésta necesitaba para su armamento, sobre todo el hierro. 


Gustavo V, su hijo y Hermann Göring

Gustavo V, utilizando toda su habilidad diplomática, se ofrecería como mediador entre Alemania y el Reino Unido. 

Al final de la guerra, Suecia obtuvo los fondos de ayuda de Estados Unidos a través del Plan Marshall, lo que llevó al país a un desarrollo económico que le permitiría grandes reformas sociales. Gracias a ellas los suecos lograrían el Estado de Bienestar mayor de todo el continente. 

La homosexualidad de Gustavo era un secreto bien guardado y él fue un hombre discreto durante toda su vida hasta que llegaron los años de su vejez en los que, ya viudo desde 1930, no se preocupaba en ocultarlo. 

Gustavo murió en el Palacio de Drottningholm el 29 de octubre de 1950 como consecuencia de una infección bronquial complicada. Tenía 92 años. 

Dos años después de su muerte estalló el caso Haijby. Una supuesta relación homosexual del Rey con Kurt Johansson, alias Haijby, y casi cuarenta años más joven que Gustavo V, desató el escándalo. Según parece la relación se había iniciado en 1912 cuando Kurt contaba solo 15 años. 

Se demostró que la Corona había pagado durante años grandes sumas de dinero para acallar a Kurt, además de enviarlo a Estados Unidos e incluso ingresarle en un psiquiátrico. Todo salió a la luz pública cuando Haijby denunció ante la Fiscalía General de Suecia haber sido objeto de un secuestro ilegal al ser encerrado en un psiquiátrico sin su consentimiento y sin causa real que justificara el ingreso. Según se dijo, la oficina del fiscal filtró al periodista y escritor Vilhelm Moberg los documentos. 

Haijby fue acusado de chantaje y condenado. Acabó suicidándose en 1965.

domingo, 11 de febrero de 2018

Alicia de Sajonia-Coburgo- Gotha, Gran Duquesa Hesse-Darmstadt




Alicia del Reino Unido. Winterhalter



La tercera hija de la reina Victoria I del Reino Unido nació en el palacio de Buckingham el 25 de abril de 1843. Cuando llegó a este mundo sus padres ya tenían otros dos hijos : Victoria y Alberto Eduardo. El aumento de la familia y el deseo del príncipe Alberto de proporcionar a sus hijos un lugar donde pudieran desarrollarse en mayor libertad y en contacto con la naturaleza, llevó a la real pareja a construir el castillo de Osborne en la isla de Wight. La educación de Alicia que fue amplia y esmerada estuvo supervisada, como la del resto de sus hermanos, por el barón Stockmar, y por su propio padre, el príncipe Alberto

Alicia no fue una niña bonita, sus rasgos eran demasiado corrientes y anodinos y ante la hermosura y la inteligencia de su hermana Vicky quedaba totalmente eclipsada. Como otro tanto le pasaba a su hermano Bertie ambos desarrollaron un vinculo muy especial, no es que tuvieran ningún tipo de resquemor hacia el dechado de perfecciones que era Vicky, simplemente que al poseer unas habilidades o una falta de ellas similares, sintonizaban. Los episodios de celos hacia su hermana mayor fueron muy escasos.

Alicia era introvertida y melancólica, reservada y generosa y sobre todo muy caritativa. Tenía una gran inclinación por la filosofía y la teología pero lo que de verdad le apasionaba era la medicina. Había acompañado a la Reina Victoria en algunas visitas protocolarias a hospitales y además las historias de Florence Nightingale la tenían absolutamente subyugada. Su madre, la Reina, no permitiría que su hija profundizase en el estudio de la anatomía ni de otras materias médicas que consideraba impropias para una jovencita.


Luis de Hesse-Darmstadt

La princesa Alicia había llegado a esos años en que una mujer pasa de ser una niña a convertirse en una joven casadera y sus padres barajaron distintos nombres como futuros consortes. Tras sopesar cuál de ellos sería el más conveniente optaron por Luis de Hesse. Dado que éste era sobrino del Gran Duque de Hesse-Darmstadt, que no tenía hijos, cabía suponer que Alicia acabaría siendo Gran Duquesa y esta posibilidad gustaba mucho a la Reina Victoria. Así pues y , como era la costumbre, Luis de Hesse fue invitado a pasar unos días en Reino Unido para que ambos jóvenes se conocieran.

El compromiso se anuncio en abril de 1861 pero la muerte del Príncipe Alberto en el mes de diciembre truncó los planes de boda de la pareja que finalmente contrajo matrimonio en julio de 1862 una vez finalizado el luto oficial, por expreso deseo de la Reina que consideraba que su fallecido esposo así lo habría deseado.
La boda - también por deseo de la Reina -  se celebró en Osborne y fue una ceremonia oscura y triste que tuvo como música de fondo el llanto de los hermanos y de la madre de la novia, vestidos rigurosamente de negro. No hubo banquete de bodas ni vítores ni aplausos de las gentes y para enlutar más el día ni tan siquiera hubo un sol resplandeciente. Negras nubes como crespones cubrirían el cielo y al acabar la ceremonia estallaría una intensa tormenta.

No es extraño por tanto que Alicia, que estaba muy enamorada de Luis, considerara un alivio el salir de Inglaterra . Fueron recibidos con entusiasmo en Hesse pero al llegar a Darmstadt la princesa Alicia comprobó que nada tenía que ver esta pequeña ciudad medieval, de calles empedradas con su Londres natal y se sintió decepcionada. Al principio se instalaron en una casa en el centro de Darmstadt mientras construían, gracias a la dote de Alicia y a la ayuda de la Reina Victoria, un palacio de arquitectura similar a la de Osborne  que se convertiría en su residencia definitiva : el Neues Palais.

Alicia y Luis


Los recién casados volvieron pronto a Reino Unido para asistir a la boda de Bertie, el hermano más querido de Alicia. Pocos meses después de éste enlace regresarían de nuevo a Inglaterra ya que, encontrándose Alicia en avanzado estado de gestación, la Reina Victoria consideraba que se le proporcionaría una mejor asistencia médica en su país de origen. Este primer hijo de Alicia fue una niña y, como era de esperar, recibió el nombre de Victoria. En su segundo embarazo Alicia fue menos permisiva y no se trasladó a Inglaterra.

En junio de 1866 estalló la guerra entre Austria y Prusia y el ducado de Hesse se posicionó al lado de Austria. Como consecuencia de ello, la Reina Victoria se encontró con sus dos hijas mayores enfrentadas: Vicky - casada con el heredero de Prusia- y Alicia - casada con el heredero del Gran Duque de Hesse- tenían a sus maridos luchando en bandos opuestos.

La guerra duraría tan solo siete semanas y durante ellas Alicia fundaría la Unión de Damas, un grupo de aristócratas y señoras de la alta burguesía dedicadas a atender a los heridos que llegaban desde el frente, aplicando en su cuidado los principios de Florence Nightingale, a quien seguía admirando y con quien se mantenía en contacto. Posteriormente y con la colaboración de Luise Buchner _ una activista pionera en los movimientos femeninos- crearía una institución para la enseñanza de la enfermería como profesión y también un  hospital que llevaría su nombre. Su compromiso con las mujeres era cada vez mayor.

Tras la guerra el ducado de Hesse quedaría incorporado al Imperio alemán y Prusia impondría unas condiciones draconianas a los territorios conquistados lo que supuso un empobrecimiento de éstos. Alicia tuvo que acostumbrarse a vivir sin ningún lujo. Las cartas que escribía a su madre, la Reina Victoria, hablándole de sus penurias económicas no tuvieron la respuesta esperada. La relación madre-hija no era buena desde hacía bastante tiempo. Victoria no entendía que Alicia se hubiera empeñado en amamantar a sus hijos ni tampoco entendía su implicación social ni su empeño en ayudar a los más necesitados de una manera tan activa y personal.


Alicia y Luis con sus hijos


La familia seguía creciendo. Después de tres niñas Luis y Alicia tuvieron dos niños y dos niñas más, pero a pesar de ello el matrimonio se iba distanciando. Sus personalidades y sus intereses eran muy distintos. Alicia era propensa a la tristeza y era bastante más culta que su esposo, que tenía un carácter infantil y superficial. En aquellos años Alicia mantenía una amistad con el teólogo Davis Strauss que le proporcionaba el apoyo intelectual que no encontraba en su marido.

En 1873 aparecería la tragedia en la vida de Alicia. Su hijo Federico, que había sido diagnosticado de hemofilia, cayó desde una ventana a una terraza situada varios metros debajo. La gran hemorragia interna le ocasionaría la muerte pocas horas después. Este hecho causaría en Alicia, que siempre había tenido una tendencia a la melancolía, un impacto emocional del que tardaría en recuperarse.



 Alicia, Gran Duquesa de Hesse-Darmstadt

El tío de Luis, el Gran duque Luis III muere en 1877 y dado que el padre de Luis ya había muerto, Alicia y su esposo se convierten en los Grandes Duques. Su nueva condición de Gran Duquesa fue utilizado por Alicia para continuar con su labor social y crear fundaciones de ayuda a los más necesitados, especialmente a las mujeres.


A finales del siguiente año se desencadena en el Ducado una epidemia de difteria. La mayor de las hijas de los Grandes Duques fue la primera en enfermar, después lo harían el resto de los hermanos y el propio Luis. Alicia cuidó de todos sin descanso pero tras la muerte de María, la más pequeña de sus hijos, ella misma sufriría la enfermedad.
Enterada la Reina Victoria envió a su médico personal para que colaborara con los médicos de la familia ducal, pero Alicia estaba agotada y muy débil y no consiguió superar la enfermedad. Murió el 14 de diciembre de 1878 el mismo día que, 17 años antes, lo había hecho su padre. Tenía solo 35 años de edad.

Alicia fue enterrada en el mausoleo de los grandes Duques de Hesse en Rosenhöhe junto a sus dos hijos. Una bandera del Reino Unido cubría su féretro.

lunes, 22 de enero de 2018

Pedro I el Grande, zar de Rusia ( II )



Pedro I - Paul Delaroche


Rusia tenía bloqueadas las salidas al mar y Pedro comprendía que esto dificultaba la expansión comercial e impedía el crecimiento de su país. Empezó pues por el sur y entre 1695 y 1696 consiguió arrebatarles a los otomanos la fortaleza de Azov, en la desembocadura del río Don. Para lograrlo había hecho construir una flota de 30 buques. Después construiría barcos de transporte que se desplazarían por el Don para activar el comercio.

En su deseo de hacer de Rusia un país fuerte y moderno iniciaría un año después un viaje por Europa con la pretensión de buscar alianzas contra los otomanos. El viaje duraría 18 meses y aunque no logró su primer objetivo si logró el segundo: aprender y mucho de las formas de vida, de la industria, de la economía y de la política europea. 

Regresó más decidido que nunca a transformar Rusia, un país  en el que seguían vigentes los comportamientos feudales del medievo y que continuaba sumido en el aislamiento. Las reformas eran urgentes y empezó por realizar una división provincial del territorio. Fue el primer paso para conseguir una sociedad estructurada. Después, aumentó el número de contribuyentes recaudando impuestos por cada uno de los ciudadanos varones en lugar de hacerlo, como antes, tan solo por cada vivienda y por las tierras.  Impuso el monopolio sobre la sal, el tabaco, la resina y la potasa y fomentó el desarrollo industrial en los Urales. 

Otra de las reformas importantes fue la creación del Santo Sínodo, que dejaba a la Iglesia Ortodoxa en una situación de dependencia total del Estado.



Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa - A. Kivshenko


Todas estas reformas, algunas muy radicales, se realizaron de un modo autoritario, mediante una forma de gobierno absolutista. 

Nadie estaba contento. La Iglesia Ortodoxa porque,  además de reducir su poder, convirtió la mayoría de los monasterios en hospitales, asilos o escuelas. Los nobles porque perdían sus privilegios y el pueblo, porque no encontraba en estas reformas ninguna ventaja. Había creado el servicio militar obligatorio y los campesinos veían disminuir con ello el número de brazos que ayudaban en las labores del campo. 

Es más, el intento de cambiar ciertas costumbres creando un impuesto que pagarían los varones que desearan lucir barba (los europeos no la lucían) y el fomento del cambio de status de la mujer promocionando que dejara la actitud de sumisión ante el varón y comenzara a ser autónoma, indignaron a gran parte del pueblo ruso. 

Pedro, que siempre estuvo obsesionado con conseguir salidas marítimas para Rusia, continuaba con su campaña de conquista del mar Báltico y la guerra que mantenía contra Suecia costaban demasiados rublos. Como consecuencia, el Zar tuvo que soportar grandes sublevaciones. 

A los diez años de su fracasado matrimonio, Pedro se desembaraza de su esposa. Convencido de que había instigado una conspiración contra su persona, la recluyó en un convento. Por esas fechas había conocido ya a Marta Skavronska, una mujer nacida en Letonia y de origen humilde a la que convirtió en su amante y con la que empezó a convivir en 1703, el mismo año que empezó a erigir en las orillas del Neva y sobre una zona pantanosa, la ciudad de San Petersburgo.

Cuatro años después y una vez que Marta hubo abrazado la fe ortodoxa y adoptado el nombre de Catalina, la convertiría en su esposa. Poco a poco, batalla a batalla, Pedro consiguió que Rusia se quedara con todos los territorios del Báltico Oriental. A partir de entonces se le conocería con el sobrenombre de "el Grande". 

Catalina I - Marc Nattier


Instalaría la Corte en San Petersburgo, la ciudad construida en un tiempo récord por miles de trabajadores, la mayoría de ellos siervos, muchos de los cuales encontraron la muerte trabajando en sus húmedos terrenos. Los arquitectos y decoradores fueron europeos y la primera construcción fue la fortaleza de San Pedro y San Pablo. 

A nivel familiar las cosas no fueron fáciles. Su primogénito y heredero, Alexis, fruto de su primer matrimonio y educado por su madre, no poseía el talento político de su padre ni le interesaba poseerlo. Había recibido de su padre el mismo trato que Pedro recibió del suyo y creció con un sentimiento de aversión hacia su progenitor. Obligado también como su padre a una boda que no deseaba terminó huyendo de Rusia junto a su amante. Regresó tras recibir la promesa epistolar de Pedro notificándole que aceptaría su renuncia al trono siempre que regresara para hacerlo personalmente. Cuando Alexis llegó a San Petersburgo fue acusado de traición y después de ser torturado murió en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo. 

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Pedro era cada vez más violento, sus excesos etílicos estaban pasando factura, además se sentía frustrado porque todos sus hijos varones habían muerto, y no quería como sucesor a su nieto, el hijo de Alexis. Llevado por esta frustración, nombró como sucesora a Catalina a la que había hecho coronar como zarina de Rusia. Aquella mujer, que a su llegada a San Petersburgo era analfabeta y apenas hablaba ruso, se convertiría en la emperatriz Catalina I

La salud de Pedro nunca había sido demasiado buena, sus crisis epilépticas eran frecuentes y están bien documentadas. En 1723 sufre una infección de la vejiga y unos meses después  una obstrucción urinaria por la que tiene que ser intervenido. Sus médicos aseguran que que se drenaron más de tres litros de orina muy infectada. Según el historiador Evgueni Anísimov el principal problema médico del Zar era una enfermedad de transmisión sexual

En enero de 1725 su estado se agrava complicándose de nuevo con una infección urinaria. La posterior autopsia revelaría que la vejiga estaba gangrenada.

Al sentir que su vida llegaba al final, pidió confesión y la absolución de sus pecados y en la madrugada del 8 de febrero Pedro el Grande, el hombre que cambió el rumbo de la historia de Rusia, cerraba los ojos por última vez a los 52 años de edad. 

Pedro I fue un reformista, un amante de la ciencia, un innovador, un soñador dispuesto a conseguir su sueño: cambiar el destino de Rusia y hacer de ella una gran nación. Ampliando su territorio, dotándola de más recursos, de más medios para lograr mejorar su economía, la vida de sus súbditos también mejoraría. Ese era su sueño, ese fue su objetivo.

Las luces siempre tienen sus sombras y para cambiar una estructura acomodaticia es necesario, a veces, ser radical. Sus detractores consideran que Pedro fue también un déspota autoritario, un transgresor irrespetuoso, un hombre cruel causante de la desgracia de muchos de los que se le acercaron. 


Estatua de Pedro I - E. Falconet

Fue enterrado en la catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo, la hermosa ciudad que él había fundado.

jueves, 18 de enero de 2018

Pedro I el Grande, zar de Rusia ( I )




Pedro I - Marc Nattier


En el inicio del verano de 1672 , la segunda esposa de Alejo I, Natalia, daba a luz al primero de sus hijos, Pedro, que llegaría a ser Zar de Rusia. Le habían precedido trece hermanos, hijos de la primera esposa de su padre, pero la mayoría de ellos habían muerto antes de que él naciera y tan sólo dos, Teodoro e Iván, estaban por delante de él en la línea de sucesión. 

Tenía cuatro años cuando murió su padre y tan sólo 10 cuando lo hizo, y sin descendencia, su hermanastro el zar Teodoro III. Así pues, tan sólo quedaban Iván y él con derecho legítimo a ocupar el trono. Dado que Iván estaba medio ciego y sufría una deficiencia psíquica, el deseo de la mayoría de la nobleza rusa era que Pedro fuera proclamado Zar pero su ambiciosa hermanastra Sophia se oponía a ello, argumentando que Iván era el mayor. 

Ayudada por los Streltsi (cuerpo militar ruso), Sophia inició una lucha que causaría muchas muertes entre los nobles y que a punto estuvo de desencadenar una guerra civil. Finalmente se llegaría a un acuerdo. Iván y Pedro ocuparían juntos el trono, Iván como Zar Mayor y Pedro como Zar Menor y Sophia sería la Regente. Con éste fin se realizó un doble trono para que fuera ocupado por los dos zares. Hoy se encuentra expuesto en la Armería del Kremlin. 

Sophia tardó muy poco en apartar a Pedro de la Corte. Le envió, junto a su madre, a un pueblo de las cercanías de Moscú. Pedro, que había sido (según la escritora Alejandra Vallejo-Nájera) maltratado por su padre y por sus hermanos mayores, aceptó el exilio casi con alivio. 

La zarevna Sophia - Iliá Repin


Este pequeño Zar de diez años estuvo acompañado también por Nikita Zotóv, su maestro, quien además de enseñarle las materias habituales alimentaba su imaginación relatándole historias de las grandes batallas de los zares de Rusia. 

Pedro disfrutaba de la vida en el campo. Le interesaba todo lo militar y empleaba su tiempo en adiestrarse en las artes marciales, de tal modo que con tan solo once años ya sabía disparar un cañón, llegando incluso a organizar batallas simuladas con los mozos del pueblo. 

La navegación era otra de sus pasiones y la construcción de barcos le llegó a interesar tanto como la arquitectura militar. No obstante no fueron las materias bélicas las únicas en despertar su interés, la industria, la medicina, la construcción, el arte, todo merecía su atención. 

La personalidad de Pedro se iría formando bajo la influencia de los habitantes de la llamada "colonia alemana" de Moscú. El joven Zar frecuentaba este barrio de extranjeros observando sus tradiciones, sus costumbres, sus avances científicos y sus progresos comerciales. Comparaba la vida de los rusos con la de los europeos y un enorme deseo de modernizar Rusia iba haciendo presa en él. 

El Barrio Alemán de Moscú - Alexander Benois



A los 17 años su estatura - medía 2 metros - era inusual. Su madre pensó que antes de que Pedro ocupara - realmente y no de forma nominal - el trono, convenía casarle y buscó una novia adecuada a sus propias ideas y no a las de su hijo. La elegida fue Eudoxia Lopujiná, una joven analfabeta, sin intereses intelectuales y totalmente contraria a cualquier tipo de modificación o reforma del estilo de vida imperante. Eudoxia en ningún momento fue del agrado de Pedro. 

Sophia había ido perdiendo a sus partidarios tras algunos fracasos en las campañas militares emprendidas. Por el contrario el respeto de los militares por Pedro había ido aumentando.Tanto él como la nobleza y el cuerpo militar que le era leal consideraron que había llegado el momento de ocupar de nuevo su “medio trono”. Tuvo que sofocar algunas rebeliones y recluir a su hermanastra en un monasterio para conseguirlo. 

A pesar de que su matrimonio no era feliz, en 1690 Eudoxia traía al mundo a su primer hijo, Alexis, el futuro Zarevich. Pedro seguía frecuentando el barrio alemán y allí conoció, un año después del nacimiento de su hijo, a la hija de un comerciante holandés, Anna Mons, se enamoró de ella y la convirtió en su amante. La relación duraría trece años.

En el año 1696, moría Iván y Pedro pasaba a ser el único Zar de Rusia. Se encontró con una población analfabeta, aislada de los avances que se producían en Europa y sin ningún interés por ellos. Tenía en sus manos un país inmenso que seguía anclado en el pasado y se propuso cambiarlo.

                                                                                                                          Continuará......